Escribo tal y como soy, me lees tal y como fui.

Escribo tal y como soy, me lees tal y como fui.
Escribo tal y como soy, me lees tal y como fui.

sábado, 26 de marzo de 2016

Podredumbre*!

El frío suelo de las calles arden de soledad mientras las noches de insomnio me mantienen con los pies en el techo, buscando el suspiro del calor ausente. Las heridas no cicatrizan y la piel seca va pudriendo el interior del alma para volverla  a enfriar;  nunca debió haberse despertado, nunca debió descongelarse para apostar hacia la nada y perderse en la inmensidad de la podredumbre.  Ahora yace sola,  en desconsuelo del frío más hierro del invierno, queriendo volver  ser fría y dejar de existir, pero la han cambiado, la han roto, la han llenado de recuerdos que saben a nostalgia, la han llenado del calor que se huele en las noches de verano con la humedad del sexo en las paredes; la han vaciado de todo lo que era, y la han abandonado como un trapo sucio, no tiene más opción que dormir, esperando que la vuelvan a alterar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario