Escribo tal y como soy, me lees tal y como fui.

Escribo tal y como soy, me lees tal y como fui.
Escribo tal y como soy, me lees tal y como fui.

martes, 20 de octubre de 2015

Dormid*!

En las profundidades de su intrínseca piel se hallaba un fondo de oscuridad bajo el manto de sangre, un mal incorruptible como los sueños de un asesino, durmiendo plácidamente mientras guarda los restos de sus víctimas, en sus tripas. Desvaríos  inmorales que llevan a la desigualdad mental con la pobre y desubicada humanidad,rompiendo los frascos de la pestilente educación afligida a sus seres.

Mantos de ignorancia inundan la tierra que nos abastece las mentes corruptas, rotas e injuriosas; melodías oscuras yacen de los oídos oprimidos, liberando la incandescente luz que brilla en los ojos del cadáver colgado de la pared: nunca antes esos ojos brillaron tanto. Nunca antes la vida fue tan inútil; jamás hubo un sistema que enervaran los corazones de este odio abrumado por las idas y venidas morales. Y la paranoia se apodera de tus conexiones mentales, te mueves con sigilo entre la sociedad, vives con recelo. Jamás antes poseímos tantos conocimientos para conseguir ser tan ignorantes. Jamás; y siempre seremos la víctima que se deshace en las tripas del asesino, en el, ¿sueño?. Quizás vosotros podréis dormir tranquilos por las noches sabiendo lo que sé. Ese asesino, no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario