Escribo tal y como soy, me lees tal y como fui.

Escribo tal y como soy, me lees tal y como fui.
Escribo tal y como soy, me lees tal y como fui.

miércoles, 17 de julio de 2013

Mira allá, un poco más de lo que ves*!

Un segundo, dos minutos, tres horas, cuatro días, cinco semanas y así pasa el tiempo.Sentado en la silla con la guitarra entre mis manos, con el olor a tabaco impregnado en las paredes y unas sábanas frías en soledad pidiendo compañera, quizá con el alivio que me queda para hablar con el silencio, otra noche más.


Una libertad enjaulada de rutinas, es así nuestra vida, ¿de verdad es así cómo queremos vivir?; no llegamos a ver más allá de dónde nos alcanza la vista, vivimos tan encerrados en un engaño social que no se dan cuenta de lo frustrante que es vivir para dejar un amplio legado material y que, al morir, no ha servido prácticamente de nada.Personas capaces de ver más allá de sus ojos, que ven un sueño lejano al que seguir, se toma por loco, ezquizofrénico de la vida.No vivimos para trabajar, y tener un amplio montón material, tener una familia hasta estar en casa maleducando nietos, pero se limitan a ver sólo eso, el mínimo restante, son los que marcan la diferencia.¿La distancia temporal, distancia espacial, distancia de ver más allá de lo que nuestros ojos perciben, es tan perturbadamente ilógico resquebrajar un poco la realidad y soñar con lo que no podemos ver?.